IDIOMAS

INICIO En contra del Cambio Climático Por un nuevo orden Internacional Democrático Por la Integración
latinoamericana y Caribeña
Colaboración, Donaciones Directiva, Estatutos

Noticias Editorial Archivo Editorial Opinión de Nuestros Lectores Nuestra Posición ante el Esequibo Naturalistas en Venezuela


ARCHIVO DE LOS EDITORIALES AÑO 2024

15/03/24 * LA COP28 IMPONE UN CAMBIO DE ESTRATEGIA

15/01/24 * LA COMUNICACIÓN: HERRAMIENTA PODEROSA

ARCHIVO DE LOS EDITORIALES AÑO 2023

15/12/23 * COP28, ¿Y AHORA QUÉ?

15/11/23 * EL ESEQUIBO, CRONOLOGIA DE UN DESPOJO

15/10/23 * PALABRAS, PALABRAS, PALABRAS. (Greta Thunberg)

15/09/23 * HOJA DE RUTA PROPUESTA PARA ENFRENTAR EL CAMBIO CLIMÁTICO

15/08/23 * LA ONU DECLARÓ LA ERA DEL CALENTAMIENTO GLOBAL FINALIZÓ, HA LLEGADO LA ERA DE LA "EBULLICIÓN GLOBAL"

30/07/23 * EL PASADO ENCUENTRO CELAC-UE, PREOCUPACIÓN Y TRISTEZA PARA LA REGIÓN

30/06/23 * LA PRÓXIMA REUNIÓN CELAC-UE, TRISTE ESPEJO DE LA REALIDAD

30/05/23 * SOBRE LA ÚLTIMA REUNION DE MANDATARIOS SURAMERICANOS

01/03/23 * LA UNIDAD EN CONTRA DE LA INFLACIÓN EN EL AREA, EL CAMINO CORRECTO

01/02/23 * NO SERÁ CON LA ACTUAL CELAC QUE SE CONSIGA LA UNIDAD DE LOS PUEBLOS LATINOAMERICANOS Y CARIBEÑOS

Ir al archivo Editorial año 2022



Editorial del 15 de Marzo de 2024

LA COP28 IMPONE UN CAMBIO DE ESTRATEGIA

La biodiversidad en el planeta se caracteriza por procesos interrelacionados de los individuos entre sí y con el entorno geográfico que los rodea. Cualquier alteración de este último, afecta directamente a las especies que se relacionan con él e, indirectamente, al resto de la cadena de seres vivos que dependen de aquellas.

Ese entorno sufre actualmente un aumento creciente de la temperatura, producto del rompimiento de un equilibrio natural térmico que, cantidades adecuadas de CO2, vapor de agua y de otros gases en la atmósfera, hacían posible gracias al efecto invernadero "controlado" que generaban y que permitía que parte del calor de la tierra se escapara al espacio, por un aumento del volumen de esos gases, y del aumento del efecto invernadero por la actividad humana.

CONSECUENCIAS DESASTROSAS

Esa ruptura acelera los mecanismos naturales de retroalimentación. A mayor calor en el aire, mayor en los océanos, lo cual origina mayor evaporación del agua, incrementando el efecto invernadero, que a su vez calienta más los océanos ocasionando, entre otras consecuencias: tormentas y ciclones más numerosos y violentos; turbulencias aéreas más fuertes, que combinadas han afectado, y afectarán, el transporte de mercancías y el turismo; la muerte de corales y algas liberando los importantes volúmenes del CO2 que tienen atrapado; igual sucede con el derretimiento de los polos y la afloración del permafrost situado debajo y la liberación del CO2 que contiene: la subida del nivel del mar que amenaza zonas costeras; la probable extinción de especies marinas, que ocasionaría la interrupción de cadenas alimenticias; además del peligro que se detengan vitales corrientes marinas, como la AMOC.

Todo ello afecta también la estabilidad del ambiente global en tierra firme, ocasionando grandes sequías que destruyen sembradíos, merman la ganadería y alimentan vorágines incendios; turbulentas lluvias e inundaciones ocasionando grandes destrucciones y pérdidas de vida; modificación en los ciclos reproductivos de las plantas; y muchos etcéteras más.

Por décadas, los científicos han sostenido que ese proceso se puede revertir y combatir limitando el consumo de combustibles fósiles, principales emisores de CO2. Pero han sido infructuosos o poco efectivos todos los eventos, foros y reuniones efectuados sobre la forma de reducir de ese consumo. La COP28, organizada recientemente por las Naciones Unidas, es un ejemplo de esa inocuidad.

Esto ha sido posible gracias a la unidad de acción que han establecido las principales potencias industriales, que ven en la reducción de dichos combustibles una amenaza para los ingentes ingresos que sus industrias proporcionan, con los más grandes productores de crudo, los cuales buscan mantener sus niveles de producción, mientras sus reservas lo permitan. Tal es el caso de Estados Unidos que, con reservas que alcanzan para 15 años al nivel actual, proponen es para el 2038 no producir más gas metano.

POR UNA ESTRATEGIA REALISTA Y EFECTIVA

Ante ello, nuestra región debe concientizarse de dos cosas: 1) la COP28 mató toda esperanza que se tomen medidas a nivel global y a corto plazo que reduzcan drásticamente la producción y el consumo de combustibles fósiles y 2) que la experiencia ha enseñado que nuestros pueblos son los que más han sufrido e, irremediablemente, sufrirán los embates del Cambio Climático

Hay que cambiar la estrategia, y pasar de la denuncia y de discursos rimbombantes, a pasos concretos para construir en nuestra región, mecanismos e instancias mancomunadas que permitan enfrentar exitosamente ese amenazante futuro. Los recientes tratados regionales de la Amazonía y del corredor bioceánico, constituyen referentes valiosos para otras áreas y espacios.



Editorial del 15 de Enero de 2024

LA COMUNICACIÓN: HERRAMIENTA PODEROSA

Los magros resultados de la reciente COP28, indican que está lejana la fecha para que se cristalicen acciones efectivas en contra del Cambio Climático y sus nefastas consecuencias.

Los países latinoamericanos y caribeños, que son los que más han sentido, y sienten en carne propia los efectos climáticos, no pueden continuar con los brazos cruzados, sufriendo los embates de las prolongadas sequías y grandes inundaciones, que han golpeado significativamente sus actividades económicas, amén de las graves calamidades sociales que han ocasionado, erosionado la calidad de vida de los habitantes, incluyendo la salud, y afectando directamente a centenares de miles de personas y ocasionando miles de víctimas fatales.

No podemos seguir por el camino de la pasividad, ya que lo que se avizora en el horizonte para nuestros países, y pronosticados por organismos reconocidos, son desastres climáticos aún mayores, sin descartar la previsible aparición de nuevas pandemias como la del COVID

Ninguno de nuestros países puede por sí solo enfrentar las consecuencias del Cambio Climático. La única manera de hacerlo exitosamente es con una acción mancomunada de aquellas naciones convencidas de la existencia de esa realidad y dispuestas a afrontarla, que vaya más allá de las posiciones políticas e ideológicas en pro del bien común.

Ello será posible solo si se crea un grado tal de conciencia en la población que impulse a sus gobiernos en esa dirección. Alcanzar esa meta es el gran reto que tenemos los que impulsamos la lucha en contra del Cambio Climático:

En ese orden de ideas, nuestra Asociación se ha propuesto como objetivo a corto plazo, editar una publicación periódica que use sus espacios para dar a conocer, en forma pedagógica y científica, el conocimiento sobre estos temas, así como también, ayudar a la discusión, franca y provechosa en la región, de las medidas para afrontarlo; promoviendo, además, actividades y eventos que impulsen la difusión de las mismas, amén de reseñar las noticias recientes que se vayan produciendo sobre este tema a nivel global.

La hemos contemplado en dos presentaciones: una virtual, que utilice el poder de las redes sociales para que pueda ser accesada profusamente a nivel regional, y la otra en físico, de forma de hacerla llegar directamente en los países de nuestro continente, a sus instituciones académicas de nivel superior, centros de investigación, academias, instituciones y organismos públicos relacionados, y a los sectores políticos que tienen la obligación de atender los reclamos de sus pueblos.

Estamos conscientes que es una meta muy ambiciosa, pero igual de necesaria.

Dado que nuestra Asociación no depende económicamente de gobierno, partido u organización alguna, esta meta solo será posible alcanzarla con la colaboración de la mayor cantidad posible de personas. Es por eso que aprovechamos la oportunidad para invitarle a: Bien a incorporarse a las actividades de nuestra asociación; O bien mediante las muy necesarias donaciones. Para conocer la forma de hacerlo, puede acceder a la sección de "Colaboración y Donaciones" de nuestro sitio web www.aprosima.com.

Editorial del 15 de Diciembre de 2023

COP28, ¿Y AHORA QUÉ?

El pasado 23 de octubre, el diario El País de España tituló un artículo así, y con razón: "La COP28 será un momento decisivo para el futuro de América Latina y el Caribe".

Ciertamente, nuestro continente ha sido el más golpeado por el Cambio Climático con gravísimas secuelas en lo económico y lo social, lo cual, unido a la caída sostenida del promedio del PIB, como lo indica el último informe de la CEPAL, termina por presentar un panorama sombrío para la región.

UN FRACASO DE CONFERENCIA

Lamentablemente, después de tantas expectativas que originó la realización de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, COP28, el documento final aprobado constituyó una verdadera y total decepción al no aprobarse medidas concretas importantes y cuantificables para combatirlo, pretendiéndose disfrazarla en los medios de comunicación, a través de opinadores de oficio, presuntamente tarifados, con el argumento de que se había conquistado un logro extraordinario, el "reconocerse por primera vez" el papel de los combustibles fósiles como emisores de gases con efecto invernadero y el débil llamamiento a "alejarse" de ellos.

Ello es una cruel burla para los miles de millones de seres humanos que padecen sus consecuencias con sequías, inundaciones, tormentas, y toda la secuela que estas ocasionan de hambre, desempleo, a calidad de vida, y hasta la muerte.

Y constituye una burla, porque presentar ese reconocimiento como un gran logo cuando ya, en 1861, el físico irlandés John Tyndall demuestra la influencia del dióxido de carbono (CO2) en los cambios ocurridos en el clima, y en 1.895, el químico sueco Svante Arrhenius, concluye que la combustión de carbón de la era industrial aumentará el efecto invernadero natural. Observación ratificada en 1965, por un comité asesor de la presidencia de Estados Unidos que lo calificó como hecho importante y de preocupación real. Preocupación que fue aumentando y desembocó en el año 1997 en una Conferencia mundial en la que se aprobó el protocolo de Kioto, acuerdo vinculante (No cumplido) entre los países firmantes para que, entre 2008 y 2012, redujeran la emisión de los gases con efecto invernadero en 5,2 % con respecto a 1990,

Para la Conferencia COP28 se dieron las condiciones para haber conseguido logros determinantes. Nunca antes la comunidad científica mundial había producido y divulgado tanto material sobre el Cambio Climático, lo cual se combinó con un año en el que las terribles consecuencias de ese cambio lo sintieron o conocieron, prácticamente, todos los habitantes del planeta. Pasará algún tiempo para tener otro escenario tan propicio.

APRENDER ESTA LECCIÓN PARA TRAZAR EL CAMINO

De esto hay que sacar una gran lección: No será únicamente con asambleas, reuniones, artículos, denuncias o manifestaciones, que se podrán articular mecanismos efectivos para enfrentar el Cambio Climático. Para ello, además, se hace necesario diseñar una hoja de ruta precisa y tener una dirigencia consciente, clara y valiente. Si lograrlo es fundamental para el mundo, para los pueblos latinoamericanos es vital.

La gran ventaja es que ahora hay mucha mayor conciencia y un convencimiento generalizado de que hay que hace algo y pronto.



Editorial del 15 de Noviembre de 2023

EL ESEQUIBO, CRONOLOGIA DE UN DESPOJO

En el año 1999, la empresa norteamericana Exxon firmó un acuerdo con Guyana para explorar un bloque aguas adentro de 26.800 kilómetros cuadrados (superficie mayor del estado Falcón)), en el cual encontró importantes yacimientos petroleros.

El problema que se les presentaba es que ese bloque estaba situado en el mar territorial de la Guayana Esequiba, zona en disputa entre Guyana y Venezuela. Para anticiparse a un altamente probable conflicto directo con Venezuela por la presencia de Exxon, en marzo de 2015 Estados Unidos emite una orden declarando a nuestro país como una amenaza real y creíble. En su momento no la entendió nadie, al carecer de ningún tipo de fundamento. Posteriormente, y no por casualidad, en mayo de 2015, Exxon Mobil anuncia que encontró petróleo en el mar de la Guayana Esequiba. Nadie relacionó entonces ambos hechos.

ESTIMULAR LA CONFLICTIVIDAD INTERNA

Siguiendo con su estrategia de buscar debilitar de tal manera de Venezuela que aceptase cualquier imposición con el Esequibo, el siguiente paso era dividir políticamente a Venezuela en facciones irreconciliables. Para ello aprovecha, tanto el triunfo de la oposición en las elecciones legislativas de 2015, con acciones provocadoras, e inexplicables a primera vista, ya que lo lógico fuese una actividad política que, basada en ese triunfo, buscase ganar las próximas elecciones presidenciales, como el hecho de que, en los años 2016 y 2017 se vencían 70.000 millones de dólares de la deuda externa venezolana.

Para impedir que Venezuela dispusiera de los recursos para su cancelación, se manipula el precio del petróleo internacional, llevándolo de casi 100$ a hasta 17 $ por barril, lo que colocó a su gobernó en la disyuntiva de, o bien no honrar la deuda, en cuyo caso los acreedores podían ejecutar los valiosos activos petroleros, o pagarla y quedar sin fondos para satisfacer las necesidades sociales. Se decantó por la esta opción, generando una gran crisis económica.

Para agudizarla, el gobierno norteamericano implementó medidas económicas en contra de nuestro país. Hay que acotar que, históricamente, el verdadero propósito de las sanciones económicas ha sido el de mermar seriamente la economía de un país, para impedir el fortalecimiento de sus infraestructuras civiles y sus defensas militares, de tal manera que no pueda ofrecer una seria resistencia a la hora de una intervención armada, como aplicó César en la Galia. Igual ha ocurrido en los casos de Irak, Siria, Irán, Rusia, etc.

La situación de insatisfacción social en 2017, hizo pensar que era la oportunidad de iniciar una verdadera insurrección civil, tipo Maidan, que lo que ocasionó fue la muerte de centenares de muertos entre civiles y militares. Sin esa intervención extranjera, hoy la situación en Venezuela sería otra totalmente diferente.

LA INTERVENCIÓN DE LA ONU

El secretario general de la ONU aprovecha ese cuadro de conflictividad interna para remitir, por su cuenta, la cuestión del diferendo a la Corte Internacional de Justicia, desconociendo así, el Tratado de Ginebra entre Inglaterra y Venezuela y ratificado por Guyana,

Con el fin que se convalidase legalmente por Venezuela la cocinada y esperada decisión de dicha Corte, crean la figura de un gobierno paralelo. Otro acto inentendible en su momento. Si bien ese intento fracasó, aún hay una "Presidenta encargada" de la república.

El COVID 19, las guerras en Ucrania y Palestina, que amenaza volverse regional, más la tensa situación en Asia, han ralentizado la velocidad de la decisión, a la espera de mejores condiciones. Es que, si esa decisión generara un conflicto en el Esequibo, dada su extensión, su condición selvática y la ausencia de ciudades, este sería largo, mayormente no convencional, y con la contra de que, atacar el punto más crítico de Venezuela, sus instalaciones petroleras, sería, dada la situación mundial del crudo, escupir para arriba,

LO QUE ESTÁ EN JUEGO ES EL PETRÓLEO

Conviene recordar que ha sido la causa de muchas guerras en el último siglo, incluyendo la Segunda Guerra, con el intento nazi de ocupar el Cáucaso, y Japón entró en esa guerra cuando Estados Unidos impidió su acceso al crudo, en Irak, Siria, Siria, Angola, etc.

Venezuela respondió a esa estrategia y como primer paso, con la consulta directa al pueblo mediante un aplastante referendo, catalogado por algún medio norteamericano como una vía para darle "nuevas alas a las ambiciones territoriales de Maduro.", mostrando un total desconocimiento del sentimiento histórico de nuestro pueblo.

Nuestra Asociación APROSIMA como tal, no esta parcializada por ninguna corriente ideológica ni política actual, a lo interno del país o al exterior, ni se identifica con ningún credo religioso. Nuestra conducta y opiniones obedecen a nuestra condición de venezolanos, que priva sobre cualquier consideración.



Editorial del 15 de Octubre de 2023

PALABRAS, PALABRAS, PALABRAS. (Greta Thunberg)

Como repuesta de la ONU a los previsibles efectos que sobre la naturaleza ocasionaría el continuar con el ritmo de emisión de gases de efecto invernadero, se celebró la conferencia mundial sobre el cambio climático, celebrada en el año 1997 en Japón, en la cual se "aprobó solemnemente", el llamado Protocolo de Kioto, que estipulaba la reducción de un 5% en la emisión de dichos gases. Para ese año, el total de gases emitidos a nivel global, producto de los combustibles fósiles era de 24.150. millones de toneladas.

Posterior a esa conferencia, la ONU realizó publicitadas y mediáticas reuniones globales en el año 2007 en Indonesia, en el 2009 en Dinamarca, en el 2015 en París 35,5 y en el 2022 en Escocia, para "enfrentar el cambio climático".

Esas acciones han servido de muy poco, por no decir de nada. Bástese ver que el año pasado se emitieron 36.600 millones de toneladas de dichos gases, 12.450 millones de toneladas más que en 1995, lo que representa un aumento mayor al 51%, tal como se aprecia en el gráfico adjunto tomado del portal web www.statista.com



Y es aún más grave que se ha aumentado la utilización del carbón, el combustible fósil más contaminante, llegando, según las noticias de la ONU, a representar más del 40 % del crecimiento global de las emisiones de CO2 en 2021.

De lo anterior se desprenden conclusiones muy graves:

1 - Los graves desastres naturales que estamos padeciendo, son consecuencia de tal irresponsabilidad. Si ese aumento de CO2 no se detiene, cada día que pasa, las consecuencias para la humanidad serán más desastrosas, en particular, para las naciones más vulnerables.

2 - Con la estructura actual, la ONU no está en capacidad en enfrentar exitosamente el desafío del cambio climático.

3 - Las grandes potencias contaminantes, desprecian olímpicamente la opinión e intereses del resto del mundo, e ignoran, despectivamente, sus compromisos adquiridos.

4 - El resto de los países estamos impotentes ante los daños devastadores que causa, y causará el cambio climático en nuestros países.

De allí nuestra propuesta de cambiar el Consejo de Seguridad, dominado por las potencias contaminantes, por un Consejo de la Humanidad, en el cual estén representados las diferentes regiones del planeta, con igual poder de decisión entre ellas.

Los latinoamericanos y caribeños debemos jugar, mediante la unión, un decisivo papel en esos cambios tan necesarios. Lamentablemente, apreciamos que la mayoría del liderazgo de la región no tiene conciencia de ello, agotándose en estériles y minúsculas disputas internas.



Editorial del 15 de Septiembre de 2023

HOJA DE RUTA PROPUESTA PARA ENFRENTAR EL CAMBIO CLIMÁTICO

Resultó alarmante el poco espacio, y la ausencia de propuestas referidas al Cambio Climático que se observó en la mayoría de los discursos de los jefes de Estado en la última Asamblea de la ONU.

Sobre todo, si se contrasta con la alarmante realidad que el mismo está comenzando a experimentar en el planeta, al punto que, para el año próximo, se espera alcanzar la meta fijada en París para el 2050, de un aumento de 1.5 grados centígrados de temperatura sobre el promedio de la era preindustrial, ¡26 años antes de lo previsto!. Es tan grave que ya se habla de una meta de 2.6° de aumento para el 2050, lo cual sería catastrófico.

Esa aceleración en el aumento del calentamiento global y sus desastrosas consecuencias que acarrea, imponen que la humanidad implemente urgentemente medidas eficaces para enfrentarlo.

La ONU debería ser el organismo idóneo para diseñarlas, coordinarlas y garantizar su ejecución. Sin embargo, la concepción política-militar que ha privado en su constitución y funcionamiento, dirigido en la práctica por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, le ha impedido, no solo cumplir ese papel, sino enfrentar exitosamente los otros graves problemas que se le han presentado a la humanidad como la migración, el hambre, la pobreza, la desnutrición infantil, los derechos humanos, la preservación del medio ambiente, la democracia, las drogas, etc.

¿QUÉ ES EL CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ONU?

La ONU fue creada por las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial como un foro de todas las naciones. Dado que el temor fundamental para la época era que se repitiesen conflagraciones tan terribles como esa guerra, constituyeron para ello una instancia en la ONU, El Consejo de Seguridad, con el fin de eliminar cualquier posibilidad de conflicto armado global, otorgando para ello a cinco naciones el derecho a vetar cualquiera de sus decisiones o resoluciones.

Ciertamente cumplió su objetivo. A pesar de que oportunidades no han faltado, en cerca de ochenta años no se ha producido ninguna conflagración directa entre las grandes potencias.

Ello no ha significado que las guerras y conflictos desaparecieran. Por el contrario, nunca ha habido tantas guerras y convulsiones simultáneas en la historia de la humanidad como en estas últimas ocho décadas, producto, casi siempre, de los apetitos de dominación, primero de los dos polos de poder surgidos en la post guerra, y luego por el pretendido mundo unipolar. Transformando así al resto del mundo en un tablero de ajedrez sangriento, con muchas naciones convertidas en sus peones.

Así vimos guerras e invasiones en Vietnam, Yugoslavia, Palestina, Afganistán, Haití, Granada, Polonia, Sudán, Checoeslovaquia, Angola, Laos, Camboya, Argelia, Irak, República Dominicana, Hungría, Libia, Siria, Georgia, Tíbet, por mencionar solo algunas, amén de los innumerables Golpes de Estado, asesinatos políticos, guerras civiles, insurrecciones, que ocurrieron en ese período.

Con esa estructura, la ONU no está en capacidad de enfrentar las nuevas realidades. Se impone urgentemente su completa reestructuración.

Poderosos grupos económicos y políticos globales ven amenazados sus intereses por las medidas que se tomen para ello, y tratarán de contaminarlas. Ejemplo son las propuestas cosméticas, al estilo gatopardiano de cambiar para que nada cambie, de limitarlas al aumento del número de naciones con un asiento permanente del Consejo de Seguridad, o de dar mayor poder a su Secretario General.

LA MULTIPOLARIDAD: MAS DE LO MISMO

Otra propuesta que ha circulado es la de avanzar hacia un mundo multipolar y multicéntrico, que en la práctica no es sino santificar con otro nombre, un esquema similar de dominación.

¿Qué es realmente un "polo de poder"? Es un sistema en el cual una nación o grupo de naciones que constituyen el centro del "polo", poseen un control económico, político y militar sobre otro grupo de naciones dependientes, periferia denominada eufemísticamente, "área de influencia".

El poder de dichos "polos", está en relación directa a la cantidad de territorio, recursos y población de esas "áreas de influencia".

El primer sistema multipolar moderno se constituyó a finales del Siglo XIX, cuando las potencias europeas se repartieron, mediante el establecimiento de colonias, la mayor parte del mundo. Ese equilibrio no duró mucho. A las pocas décadas se abrió las puertas a la Primera Guerra Mundial, ante el deseo de algunas de ellas de redistribuir la posesión de dichas colonias.

Si se instaura un esquema de multipolaridad, se repetirá la lucha entre "polos" por expandir sus "áreas de influencia" a costa de los otros polos, y ante la imposibilidad de resolverla con una guerra directa entre ellos por el armamento nuclear, continuaremos siendo los países del Tercer Mundo los peones del tablero de ajedrez global, como se aprecia ya en las confrontaciones en las naciones de SaheL africano como Níger, Malí y. Burkina Faso, en el sureste asiático, en Ucrania, en América Latina con guerras, sanciones, golpes y contragolpes. Es en ese escenario que hay que entender la estimulada agudización de la confrontación, y probable guerra, entre Venezuela y Guyana.

El otro aspecto importante es que, dada la implosión que experimentó el "orden global" instituido, al colocarse sus principales instituciones jurídicas, financieras y hasta deportivas en defensa de los intereses del polo occidental en la Guerra de Ucrania, como el FMI, OMC, SWIFT, La Corte Internacional de Justicia, La Corte Penal Internacional, etc., es obvio que cualquier polo que surja se curará en salud y construirá sus propias estructuras económicas y jurídicas, lo que impediría por un tiempo, cualquier posibilidad de institucionalidad global.

Concentrar la casi totalidad de los esfuerzos de la humanidad en disputas por el poder global, y desatender sus gravísimos problemas significaría el fin de nuestra raza. Hay que internalizar que los mismos, incluyendo el Cambio Climático, amenazan a TODOS, y deben ser afrontados ENTRE TODOS.

En este sentido nuestra propuesta es sustituir la actual concepción del Consejo de Seguridad por un Consejo de la Humanidad, cuya meta principal sea afrontar exitosamente los ingentes problemas que enfrentamos los seres humanos. En el que estarían representadas en igualdad de condiciones, tanto las principales áreas geográficas del planeta: Sudamérica y El Caribe, Africa, Europa, Medio Oriente, Norteamérica, Asia Central, Sureste Asiático; como los países más poblados: China e India. La reciente invitación de la India a la Unión Africana a la reunión del Grupo de los 20, y no a países individuales del ese continente, es un precedente interesante que señala que ese es el camino.

Si se logran estructurar bloques regionales consolidados en Africa y Latinoamérica y El Caribe, se reducirán significativamente los conflictos y guerras, ya que ningún "polo" podrá intervenir ni militar ni políticamente en los países que los conformen. Ello permitiría, además, que todas las regiones participen activa y directamente en la toma de decisiones a nivel global.

El camino para lograrlo no será fácil. Habrá que vencer muchos obstáculos. Pero la realidad es terca. La agudización del deterioro ambiental, y de otros problemas imposible de ocultar o seguir minimizando, servirá de poderoso pivote para lograrlo

Dos condiciones resultan imprescindibles para alcanzar ese objetivo. Primero: que se constituyan organismos sólidos que agrupen a las naciones de cada región. Recordemos que solo Africa tiene más de 1.200 millones de habitantes y América Latina más de 650 millones de habitantes, que unidos, constituyen verdaderas rocas inconquistables.

Segundo: Hay que desideologizar el estudio y la búsqueda de soluciones, no condicionándolas a cumplir los postulados de teorías políticas, económicas o ideológicas. Con dirigentes que actúen sin pre-juicios, concentrándose en los problemas a enfrentar.

INICIO

Editorial del 15 de Agosto de 2023

LA ONU DECLARÓ LA ERA DEL CALENTAMIENTO GLOBAL FINALIZÓ, HA LLEGADO LA ERA DE LA "EBULLICIÓN GLOBAL"

A diferencia de las decenas, o quizás centenares de miles de noticias, escritos, estudios, y ensayos publicados en los últimos 30 años por medios y organismos, en los cuales se denunciaba y alertaba sobre los peligros que acarrearía para la humanidad el Cambio Climático, la mayoría de los materiales que leemos en la actualidad referidos al Medio Ambiente, reseñan catastróficos eventos que se producen como efecto directo de la aceleración de dicho Cambio.

En la sección de noticias de nuestro sitio web www.aprosima.com, presentamos una pequeña muestra de las informaciones y materiales que se han publicado recientemente y que le permitirá al lector tener una idea sobre el grado de deterioro que está experimentando el Medio Ambiente no solo como consecuencia del Cambio Climático, sino también por la acción de los seres humanos en otras esferas de nuestra cotidianidad. Deterioro que quedará pálido ante lo que le ocurrirá a la humanidad en el futuro si no se toman AHORA las medidas radicales necesarias.

No sin razón, el Secretario General de la ONU ha declarado que "La era del calentamiento global ha terminado, ahora es el momento de la era de la ebullición global".

Se hace pues necesario, que aquellos que tienen, y tendrán en sus manos la capacidad de tomar dichas medidas, adquieran conciencia de estas nuevas realidades y del peligro al cual nos enfrentamos.

Tarea ardua, tanto por un desconocimiento total o parcial de la gravedad de la situación, como por la acción de poderosos intereses económicos y políticos que temen que les afecten directamente las medidas que se tomen.

Para vencer esa resistencia se hace necesario que los seres humanos en su conjunto (Científicos, Comunidades organizadas, Universidades, Academias, Sectores religiosos, etc.) internalicen la gravedad a la cual nos enfrentamos y logren generar acciones que sensibilicen a los niveles de decisión. Pero para ello hace falta un enorme esfuerzo comunicacional.

Es en ese sentido de divulgación que nuestra Asociación dirige sus esfuerzos, y aunado a ello, con la formulación de propuestas concretas que permitan obtener esos frutos. Aprovechamos para invitarte a sumar esfuerzos a nuestra lucha, bien con la participación personal en las tareas que se avecinan, bien con donaciones que nos puedan permitir tener los recursos tan necesarios para cumplir estos cometidos.

INICIO

Editorial del 30 de Julio de 2023

EL PASADO ENCUENTRO CELAC-UE, PREOCUPACIÓN Y TRISTEZA PARA LA REGIÓN

El cambio Climático se está acelerando más de lo previsto, y ya la humanidad está comenzando a sufrir sus gravísimas consecuencias.

De hecho, el aumento promedio de la temperatura de 1.5° sobre loa valores de la era preindustrial, estimado originalmente por los expertos que se alcanzara para el año 2050, y que sirvió de base para la toma de medidas para contrarrestarlo, se espera que se alcance para el año próximo, ¡26 AÑOS ANTES DE LO ESPERADO!, al punto que el mismo Secretario General de la ONU ha expresado dramáticamente que "La crisis climática nos está matando".

Bástese ver lo que recientemente expresó Gavin Schmidt, director del Instituto de Estudios Especiales de la NASA: "La actual ola de calor no es una sorpresa y va a continuar, porque seguimos lanzando gases con efecto invernadero a la atmósfera y hasta que no dejemos de hacerlo, LAS TEMPERATURAS SEGUIRAN AUMENTANDO"

Para que la humanidad pueda enfrentarlo exitosamente, hay que tener presente dos aspectos claves: Es un fenómeno que afecta a toda la humanidad y su solución es política. No ideológicamente hablando, sino tomada por los Estados.

LA ONU NO ESTÁ A LA ALTURA DEL DESAFÍO

Las Naciones Unidas, que debería ser el organismo idóneo para afrontar este tipo de situaciones, no lo es ya que fue diseñado para solucionar situaciones bélicas, y resulta inoperante ante las mismas, como lo apreciamos en la reciente pandemia del COVID 19. Se hace imperativo, o modificarlo o crear otra instancia.

En ese escenario, es vital que latinoamericanos y caribeños tengamos una voz unida y fuerte, que defienda los intereses de la región y del planeta porque, además, somos el continente que más está sufriendo, y sufrirá, los embates de ese Cambio Climático.

Pero estamos muy lejos de alcanzar esa unidad de acción, como lo vimos en la reciente cumbre UE-CELAC, que dejó profundos sentimientos de tristeza y preocupación.

Tristeza, porque pudimos apreciar como nuestra región se presentó sin una agenda ni objetivos comunes, que pudiesen culminar con éxito la defensa de los pueblos latinoamericanos y caribeños.

Preocupación, porque en la declaración final se establecieron conceptos y acciones que nos perjudican seriamente, aceptadas mansamente por los gobiernos de la región.

ASPECTOS NEGATIVOS DE LA DECLARACIÓN

Para no extendernos demasiado, resaltaremos solo algunos puntos:

* Se institucionaliza la práctica de establecer directamente convenios entre la Unión Europea como tal y países individuales, a espaldas y en contra de los intereses del resto de los países de la CELAC;

* Se dejó asentado como punto de primerísimo orden, la garantía de la "cadena de suministros" y el garantizar el acceso a las materias primas de nuestro continente;

* No se concretaron acciones contundentes referidas al Cambio Climático, derivando hacia las agendas cuasi-inútiles de las ya abundantes reuniones internacionales sobre el tema;

* Se acepta la intromisión de la Unión Europea en los asuntos internos de nuestros Estados, con frases, como la de exigir elecciones "creíbles". ¿Creíbles por quién? ¿Por ellos? Y si no son creíbles, ¿A qué les daría derecho?;

* Se omitió el tema de la descolonización de nuestra región, en la cual aún perviven colonias como la Guayana Francesa, Puerto Rico, las islas de Gran Bretaña, Holanda y Francia y las Malvinas. Tema tratado como un saludo a la bandera, pero, ciertamente, tratado al fin por vez primera;

* No se tomaron acciones contundentes para abordar los lamentables episodios de la migración y del narcotráfico.

* No se condenó explícitamente los planes de una intervención militar en Haití, ni el asesinato de su Presidente, ni los Golpes de Estado en contra de Evo Morales y Castillo, ni el despojo de los valiosos activos de Venezuela en países aliados de la UE, ni siquiera se fijó una política de acción común ante gobiernos que hayan accedido al poder mediante la fuerza.

* En el caso de Ucrania, resultó bochornoso que las delegaciones hayan tomado partido al declarar "la guerra en curso contra Ucrania", en vez de "la guerra en Ucrania", ignorando el carácter pacífico de nuestros pueblos y boicoteando cualquier intento por reestablecer la paz.

* Y para colmo, queda asentado el apoyo continental al plan neocolonialista de "reformar" el Consejo de Seguridad de la ONU, incorporando países miembros o "amigos" de la OTAN como Alemania, Japón y Brasil con estatus de permanentes.

ESA CONDUCTA GENUFLEXA DEBE CAMBIAR

Con esa conducta de los Estados, la región no puede afrontar exitosamente los desafíos del futuro.

Consciente de ello, nuestra Asociación se ha propuesto la meta de construir una instancia que agrupe las ONG y organizaciones sociales de la región, con los que compartamos propósitos y objetivos, a fin de poder constituir un poderoso movimiento de acción y divulgación continental, que ayude a trazar el camino que permita alcanzar, de una vez por todas, una fuerte unidad política, económica y social de nuestros países.

Si estás de acuerdo con lo antes expuesto y deseas incorpórate a nuestra lucha, individualmente o en representación de alguna ONG o Movimiento Social, puedes escribirnos a nuestro correo contacto@aprosima.com.

"LOS GRAVISÍMOS PROBLEMAS QUE HOY PADECE LA HUMANIDAD SON CONSECUENCIA DIRECTA DE LA INDIFERENCIA O IGNORANCIA DE LÍDERES DEL PASADO, EL MUNDO EN EL CUAL VIVAN NUESTROS HIJOS Y NIETOS SERÁ CONSECUENCIA DE LO QUE HAGAMOS HOY."

INICIO

Editorial del 01 de Febrero de 2023

NO SERÁ CON LA ACTUAL CELAC QUE SE CONSIGA LA UNIDAD DE LOS PUEBLOS LATINOAMERICANOS Y CARIBEÑOS

Quedó demostrado en la última reunión de la CELAC realizada en Argentina, es que ese organismo no está actualmente en capacidad de llevar adelante el proceso de unidad que necesitan los pueblos latinoamericanos y caribeños.

Dicho evento se limitó a que algunos países presentaran ideas aisladas, sin mayores debates previos, que al final no terminaron en nada, como la de crear una moneda única latinoamericana; o de construir un sistema ferroviario que una todos nuestros países; o el de instituir la figura de un Secretario General. Propuestas que realmente son efectivas si forman parte de un proyecto rector, pero que por sí solas no sirven de nada, como no sirvió la construcción de la carretera panamericana, ideada en su momento como vía para el desarrollo económico de la región.

Para colmo de esa incapacidad, vimos cómo se presentaron situaciones y roces incómodos y reveladores, como la revelación de los epítetos pronunciados por la canciller de Chile en contra del canciller argentino, o la molestia de Uruguay por ser considerado un socio menor de Mercosur, entre otros incidentes.

Lo triste es que no se tomaron acciones determinantes en casos graves como la bochornosa situación del pueblo haitiano; el narcotráfico; la migración; el calentamiento global; las guerras; la actitud grosera de la jefa del comando sur de Estados Unidos; o su descarada instrucción a la Corte Internacional de Justicia de fallar en contra de Venezuela, quedando en solo palabras.

Esa falta de claridad de la realidad que vivimos, que impide tener un objetivo común, es lo que imposibilita conseguir la ansiada unidad.

Reiteramos nuestro argumento de que es necesario, y en forma urgente, aprovechar la presencia de varios gobiernos progresistas en la región para que estos sean la simiente de la unidad latinoamericana, elaborando una hoja de ruta de acciones concretas, probablemente no tan ambiciosas ni tan utópicas.

Así fue el camino de los pocos países que formaron la Comunidad Económica Europea y que culminó con la creación de la Unión Europea. Si hubiesen esperado al consenso de todas sus naciones, todavía sería solo un proyecto.

LA REALIDAD MUNDIAL IMPONE El CAMINO DE LA UNIDAD

Aunado al gravísimo problema de una población en el continente que mayoritariamente no puede satisfacer sus necesidades, existe el peligro real, y prácticamente inminente, de la pérdida de la soberanía en la región, consecuencia tanto de la aguda escasez de materias primas a nivel global que han producido los conflictos entre Oriente y Occidente, como de la concepción pre-cristiana que tienen los líderes de la mayoría de los países industrializados, de entender que las relaciones entre los seres humanos se basan, necesariamente, en un esquema de dominación, tipo amo-esclavo.

Hemos visto como en estos últimos años están siendo demolidos los pregonados valores de la democracia y la autodeterminación de los pueblos en aras de intereses egoístas, por lo que sería iluso imaginar que, ante la desesperada situación de escasez de materias primas en que se encuentran las principales potencias, estas respetarían la soberanía de los países latinoamericanos.

Si los líderes progresistas de nuestro continente no toman conciencia de estas realidades y actúen en consecuencia, serán los pueblos latinoamericanos y caribeños los que digan la última palabra.


INICIO

Editorial del 01 de Marzo de 2023

LA UNIDAD EN CONTRA DE LA INFLACIÓN EN EL AREA, EL CAMINO CORRECTO

Es acertada la propuesta hecha por el Presidente de México de constituir un frente de países latinoamericanos para combatir la actual ola inflacionaria que azota la región.

La misma es consecuencia directa de la elevada inflación que viven actualmente las principales potencias occidentales, con niveles nunca vistos desde la década de los años treinta del siglo pasado, alcanzando, en algunos rubros, cifras acumuladas de tres dígitos desde el año 2020. Inflación originada en sus inicios por el impacto en la economía de la pandemia del COVID 19, y que se ha exacerbado desde el inicio de la guerra en Ucrania.

Ello ha ocasionado, por una parte, que los productos manufacturados importados por Latinoamérica desde los países industrializados hayan elevado considerablemente su precio, impactando fuertemente en los costos de las cadenas locales de comercialización.

Por otra parte, la menor capacidad adquisitiva de esas potencias, resultante de su inflación galopante, ha disminuido la demanda de los bienes y servicios que les ha ofrecido tradicionalmente nuestra región.

Esa acción mancomunada de nuestras naciones propuesta por López Obrador debe ir más allá de soluciones coyunturales.

ES HORA DE COMENZAR A GARANTIZAR EL FUTURO

Estas amargas experiencias deben servir de base para diseñar desde ya, una hoja de ruta que permita que las economías de nuestros países alcancen definitivamente los niveles de autosuficiencia requeridos, para que nunca más las zancadillas de la naturaleza o la acción guerrerista irracional de algunos orates que dirijan esas potencias, afecten tan negativamente a nuestros pueblos.

El inmenso el poder que representan los países que se ha mencionado que en principio formarían parte de ese frente antiinflacionario, constituye un soporte lo sufrientemente sólido para lograrlo.

En efecto, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Honduras y México, tienen en su conjunto un mercado potencial de más de 475 millones de habitantes, con más 16.400 millones de kilómetros cuadrados de superficie y un producto interno bruto global de más de 6,8 billones de dólares.

Esa hoja de ruta es necesaria porque, lo que ha dejado perfectamente claro esta situación, es que fracasó el modelo económico de dependencia impuesto en nuestros países desde el final de la Segunda Guerra Mundial, basado fundamentalmente en actividades como el turismo externo, la comercialización interna de productos manufacturados en el exterior, con una industria modesta, mayormente en manos de transnacionales, y la exportación hacia otros continente de materias primas y de productos agrícolas.

Fracaso que ya se había mostrado al ser incapaz de satisfacer las necesidades de la creciente población de nuestros países, y que ha generado graves convulsiones sociales en el área.

Ese sistema económico hay que suplantarlo por uno que se oriente a la producción e intercambio interregional, (equitativo y beneficioso para todos) de bienes y servicios que satisfagan las necesidades de nuestra población, impidiendo que en el mismo se impongan odiosos protagonismos, tal como hemos visto en la nefasta experiencia de la UE, en donde la mayoría de sus países son verederas neo colonias de dos grandes potencias, Alemania y Francia.

Tal sistema debe ir más allá de la simple producción de alimentos, generando las riquezas necesarias a través de un poderoso aparato industrial, apalancado en los ingentes recursos naturales que poseemos, aprovechados hoy, en su inmensa mayoría, por potencias extranjeras.

Es fundamental para el éxito de ese objetivo, que el mismo se internalice en la mayoría de la población. Pero hay que entender que ello tiene un gran obstáculo, y es que ese modelo extractivo, agrícola y no industrial, creó todo un ecosistema, por darle algún nombre, de empresarios, políticos, militares, medios de comunicación, etc. que se han beneficiado y se benefician del mismo y que, como hemos visto recientemente en Perú, Ecuador, Argentina, Chile, etc. se oponen con uñas y dientes a cualquier cambio en ese paradigma neocolonial.

Para vencer esa resistencia y alcanzar la hegemonía ideológica del desarrollo y el bienestar para la población, se hace necesaria construir una conducta política, no de confrontación, sino de convencimiento. Y en ese aspecto resulta vital trascender la mera iniciativa de los gobiernos, logrando la acción transversal en la región, de los diferentes componentes de nuestras sociedades: Universidades, Sindicatos, Gremios Empresariales, Partidos Políticos, etc.

CAMINAR CON LOS DOS PIES DEFENDIENDO EL MEDIO AMBIENTE

Además, es urgente que esa iniciativa abarque también la lucha en contra de un cambio climático global que ha afectado y afecta en forma inclemente a nuestros países, como lo hemos apreciado recientemente en los incendios en Chile, las sequías en Argentina y Uruguay, las inundaciones en Brasil, los deslaves en Perú, etc. etc.

Hay que empezar ya con, por mencionar solo un ejemplo, lograr un convenio Colombo-Venezolano que vaya más allá del aspecto meramente económico, y prohíba la explotación del carbón por parte de multinacionales alemanas y chinas en la Goajira y en la Sierra del Perijá, por su altísimo efecto depredador del ambiente.

Es la hora de borrar la hipocresía del pasado y pasar del bla, bla, bla, a los hechos.


INICIO

Editorial del 30 de Mayo de 2023

SOBRE LA ÚLTIMA REUNION DE MANDATARIOS SURAMERICANOS

Como lamentablemente quedó demostrado en la reciente reunión de mandatarios suramericanos, el Presidente de Brasil tuvo mucha razón al sostener que la excesiva ideologización es la principal causa de que los latinoamericanos y caribeños no nos hayamos unido en la consecución de nuestra integración.

Hay que entender que, la humanidad se enfrenta a gravísimos peligros producto del Cambio Climático, y que la única forma en que los seres humanos podamos ralentizarlo, es con una acción decidida de los organismos internacionales, siendo imperativo que nuestra comunidad latinoamericana y caribeña, que está sufriendo sus consecuencias en forma dramática, tenga un peso determinante dentro de ellos para impulsar la toma de decisiones efectivas que enfrenten el Cambio Climático exitosamente.

Lo lamentable es que, por otras razones diferentes a las ambientales, entre las que se incluye los cambios en la economía mundial, la reciente pandemia del COVID 19 y la guerra de Ucrania, existe un sentimiento creciente de la necesidad de diseñar una nueva estructura para las Naciones Unidas. Incluso, recientemente su Secretario General se manifestó claramente sobre el tema.

EL PAPEL DE NUESTROS PAISES EN ESE NUEVO ORDEN MUNDIAL

Si queremos protegernos de los efectos del Cambio Climático, nuestros países deben tener un papel protagónico en la construcción de ese nuevo mundo y no dejarlo exclusivamente en manos de sus principales causantes.

No se puede caer en el mismo error cometido cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial y se crearon las Naciones Unidas, proceso en el cual nuestra región enajenó sus posiciones e intereses en manos de los de las potencias victoriosas, a pesar de que países como Brasil, Argentina y México tenían un destacado grado de desarrollo, que justificaban su papel protagónico

Esa conducta errónea, que privó a Latinoamérica y el Caribe de una voz potente en el concierto internacional, acarreó que posteriormente la mayoría de nuestros gobiernos fuesen utilizados como simples peones en los conflictos entre las grandes potencias, ocasionando que hayamos padecido una sucesión de hechos nefastos, como Golpes de Estado, Magnicidios, crueles dictaduras, guerras civiles, etc. que castraron nuestro desarrollo, al punto de padecer una pobreza creciente en gruesos sectores sociales de nuestros países.

En ese nuevo orden internacional que se asoma, se menciona que Brasil tendría un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, hecho que nos parece excelente en la defensa de nuestros pueblos.

Pero hay un peligro que puede atentar contra esa defensa, y es el hecho de que en el futuro puede acceder al poder de ese país mandatarios que por ideologización extrema, o por representar los intereses de los depredadores de la Amazonía, actúen contra del las causas del resto de la región.

Es por ello que los demás países del área latinoamericana y caribeña debemos tener también un puesto permanente en ese Consejo de Seguridad.

Razones sobran. Por ejemplo, nuestras poblaciones tomadas en conjunto (más de 450 millones de habitantes), duplican la de Brasil (209 millones de habitantes). Igual sucede con el PIB. Según el FMI, el PIB PPA en millones de dólares de nuestros países en conjunto sumarían, 8.410.944 para el año 2023, en tanto que Brasil, de acuerdo a ese mismo estimado llegará a 4.020.381.

En palabras sencillas, los países hispanoamericanos y caribeños tenemos un poder significativo en la escena mundial que debemos saber utilizarlo a nuestro favor. Para ello debemos lograr una unión cuya conducta se eleve por encima de esa dañina ideologización, actuando en función del bien común, en el cual la lucha en contra del Cambio Climático juega un papel de primer orden.

CONTRA LA FORMACION DE AISLADOS BLOQUES REGIONALES

Por otra parte, se corre el peligro de que, con la unión suramericana, de naciones, se materialice, el viejo propósito de las grandes potencias de dividir la región en bloques desconectados entre sí. En el pasado lo vimos con figuras como Mercosur, la Comunidad Andina, la Unión Centroamericana, etc.

La unidad latinoamericana y caribeña debe abarcar a todos, o a la mayoría de sus países en un solo bloque. No hay otra.


INICIO

Editorial del 30 de Junio de 2023

LA PRÓXIMA REUNIÓN CELAC-UE, TRISTE ESPEJO DE LA REALIDAD

El próximo encuentro en París entre la Unión Europea y la CELAC, previsto para mediados de julio, debe servir de espejo para que los latinoamericanos y caribeños contemplemos nuestra triste realidad.

En efecto, a esa reunión asistirá una Unión Europea constituida, con sedes físicas para sus distintos organismos; con un parlamento funciona